INTERNACIONAL

Donald Trump: El presidente de Estados Unidos en 5 frases

El mandatario llegó al poder luego de una controvertida campaña que incluyó declaraciones incendiarias, propuestas económicas proteccionistas y división al interior de su partido.

El mandatario llegó al poder luego de una controvertida campaña que incluyó declaraciones incendiarias, propuestas económicas proteccionistas y división al interior de su partido.

"Hacer a América grande otra vez". Esa fue la promesa y el slogan de campaña de Donald Trump, el millonario de Wall Street y protagonista del reality show "El Aprendiz" que -tras una controvertida campaña- logró llegar a la Casa Blanca y jurar como el presidente número 45 de Estados Unidos.

El magnate se convirtió oficialmente en el mandatario del país norteamericano el 20 de enero de 2017 y -en medio de numerosas protestas contra su nominación- inició su período presidencial, no libre de polémicas.

Los demócratas acusaron a Rusia de intervenir en las elecciones a favor del empresario. Una situación que se llevó la sanción de Barack Obama y causó  una investigación aún en curso, respecto de los vínculos entre la administración de Vladimir Putin y el círculo de Trump.

No es primera vez que una persona sin lazos previos con la política llega al sillón presidencial. Tampoco un millonario o una figura de la televisión, pero entonces ¿por qué su figura es tan controversial?

El rechazo que provoca su persona no radica en su fortuna (cifrada por Forbes como de $ 3.500 de millones de dólares), sino por otros aspectos relacionados con su preparación para el cargo y sus posturas personales sobre temas como la migración.

En el mundo político, sus compañeros republicanos cuestionaban su nula experiencia en cargos públicos o de elección popular. En otros sectores sociales, sus polémicas declaraciones respecto a discriminación y trato a la mujer provocaban miedo.

A pesar de todos esos factores, el millonario logró conquistar el voto cautivo de millones de personas que deseaban poner a "América primero". Su estilo desenfadado y políticamente incorrecto "asustó" a algunos, pero convenció a otros.

"¡Estás despedido!"

 

El magnate hizo su fortuna en base a la compra y venta de bienes raíces, área a la que se dedicó en conjunto con la inversión en compañías y el manejo de su cadena de resorts y clubes de golf.

"Comencé en una pequeña oficina con mi padre en Brooklyn y Queens (Nueva York) y mi padre decía (...): Donald, no vayas a Manhattan. Esas son las grandes ligas. No sabemos nada de eso. No lo hagas. Yo dije: Tengo que ir a Manhattan. Tengo que construir esos grandes edificios. Tengo que hacerlo, papá, Tengo que hacerlo", comentó el millonario cuando inició su carrera presidencial.

El millonario no siempre tuvo un futuro exitoso. A los 13 años su familia decidió enviarlo a una academia de tipo militar debido a sus problemas de conducta. Con el tiempo pudo sobreponerse a esas dificultades e ingresó a una de las escuelas de negocios de mayor reputación en Estados Unidos: Wharton, de la Universidad de Pensilvania.

De allí egresó en 1968 para tomar a su cargo el negocio de bienes raíces de su familia, empresa que quedó a su cargo tras la muerte de su padre, Fred Trump Senior.

Originalmente los negocios de los Trump caerían en manos de su hermano mayor, Fred Junior. Sin embargo, los problemas de Fred con el alcohol -que lo llevaron a la muerte en 1981- lo impidieron. De paso, convencieron a Donald de evitar por completo la bebida.

"Él me decía: Nunca bebas, nunca bebas", contó el millonario a Fox News.

La revista estadounidense Newsweek elucubra respecto a este hecho como detonante de la personalidad avasalladora del presidente estadounidense, indicando que "se hizo cargo" del problema de su hermano y lo llevó a querer tener todo siempre bajo control.

Más allá del dinero y de sus negocios, el rostro del millonario se hizo conocido masivamente tras protagonizar el reality show "El Aprendiz". Allí ponía a prueba a jóvenes que querían triunfar y cuando estos no respondían a las expectativas, podían escuchar del mismo Trump  la clásica frase "¡Estás despedido!".

Otro "producto Trump" que dio reconocimiento al hoy presidente fue su libro "El Arte de Vender" ("The Art of the Deal", en inglés), en el cual daba consejos sobre cómo llevar adelante un negocio y hacer inversiones.

"Make America great again"

El  lema está impreso en sombreros, poleras, tazas, bandejas, stickers. Sus adherentes lo gritan en las actividades: quieren que Estados Unidos "sea grande otra vez". El candidato republicano supo aprovechar el orgullo estadounidense y apelar a restaurar el momento en que Estados Unidos era la única potencia.

"Necesitamos un líder que pueda devolvernos nuestros trabajos, pueda devolvernos nuestra manufactura, pueda devolvernos nuestra milicia, que pueda ocuparse de nuestros veteranos", afirmó Trump durante el discurso en que anunció su candidatura, el que finalizó con un "si soy elegido presidente volveré a hacer todo más grande y mejor y más fuerte de lo que ha estado antes, y haremos a América grande de nuevo".

Apelando a su experiencia en los negocios y en cómo hizo crecer la fortuna familiar desde una pequeña firma de bienes raíces a un imperio de hoteles y edificios en la zona más cara de Nueva York, el empresario conquistó parte de los votos.

Para el analista internacional Gilberto Aranda, Trump articuló un mensaje que hizo sentido a las clases medias y trabajadoras que experimentaban malestar. "En Estados Unidos ocurrió un fenómeno propio de Occidente y de América Latina: a veces (las clases medias) fueron tocadas no positivamente por la globalización", explica.

Donald Trump apeló a una reactivación de la economía, al proteccionismo y a la globofobia.

"Eso es lo que hizo en campaña, pero otra cosa es la práctica cuando asume como presidente de Estados Unidos de América y, por lo tanto, hay ciertos rasgos de su discurso de campaña que tienen que ser matizados", explica Aranda.

"Algunos, asumo, son buenas personas"

El mismo estilo desenfadado que atrajo a algunos votantes resulta un arma de doble filo para el empresario. Sus declaraciones durante la campaña presidencial provocaron el rechazo de amplios sectores de la población, los que llevaron adelante campañas y  protestas para evitar su elección.

El día en que anunció oficialmente su carrera presidencial, por ejemplo, dijo algo que motivó incluso la reacción del secretario de Gobernación mexicano.

"Cuando México envía a su gente, no están mandando lo mejor. No te están mandando a ti.(...) Están mandando a personas que tienen muchos problemas, y están trayendo esos problemas a nosotros. Están trayendo drogas. Están trayendo crimen. Son violadores. Algunos, asumo, son buenas personas", dijo Trump.

Miguel Ángel Osorio, secretario de Gobernación mexicano, comentó las palabras del magnate diciendo que fueron "prejuiciosas y absurdas".

 

A pesar de las críticas, el entonces candidato continuó cuestionando la llegada de latinoamericanos al país e incluso propuso la construcción de un muro en la frontera con México.

Sus declaraciones no se limitaron a las personas de Latinoamérica, el mandatario también ha criticado abiertamente a las personas de religión musulmana.

Trump llegó a proponer la creación de un registro de musulmanes en Estados Unidos y ha hecho comentarios hablando sobre su "buena relación con los negros".

Estas posturas contrastan con las decisiones que ha tomado el magnate en su vida privada: la primera esposa de Donald Trump, la atleta y modelo Ivana Zelnickova, era de nacionalidad checa y con ella tuvo tres hijos. Luego se casó con la actriz estadounidense Marla Maples, con quien tuvo una niña.

En 2005 unió su vida con Melania Trump, modelo eslovaca con quien tiene un hijo: Barron Trump. "Soy una inmigrante, y déjenme decirles que nadie valora la libertad y las oportunidades de Estados Unidos más que yo", ha dicho la Primera Dama.

"Cuando eres una estrella ellas te dejan hacerlo. Puedes hacer lo que sea"

Otra controversia azotó al hoy presidente en medio de su campaña presidencial: una grabación de 2005 en que se le escuchaba diciendo al conductor de televisión Billy Bush, que al ser una estrella podía "hacer cualquier cosa con las mujeres".

En el registro Donald Trump decía que su condición de celebridad le permitía tener cualquier mujer, que él simplemente "las agarraba por la vagina".

Cuando el audio salió a la luz él aceptó sus palabras, indicando que habían sido proferidas en "una conversación de camarín" y ofreció sus disculpas.

"Cualquiera que me conoce sabe que esas palabras no reflejan quien soy. Lo dije. Estoy en lo incorrecto. Me disculpo (...) He dicho y hecho cosas de las que me arrepiento y las palabras liberadas hoy en este video de hace más de una década son parte de aquellas cosas", se excusó el político.

La actual esposa de Donald Trump, Melania Trump, comentó el video justificando a su esposo y diciendo que el conductor Billy Bush lo había "atizado" para que emitiera las declaraciones.

"Tengo dos chicos en casa. Tengo a mi hijo joven, y tengo a mi esposo. Pero sé cómo hablan algunos hombres, y así fue como lo vi", comentó en CNN.

"Escucho a mis compañeros republicanos. Y son personas maravillosas"

Donald Trump nunca tuvo un cargo público hasta ser presidente, algo que "hacía ruido" en los círculos del partido republicano, que además tenía candidatos claros para la elección pasada: Ted Cruz, Marco Rubio e incluso el hermano de George Bush, Jeb Bush.

"Los republicanos más tradicionales tienen algunas diferencias con el discurso de Trump, que para efectos del republicanismo es un outsider", explica Gilberto Aranda, agregando que ese partido tenía ya una lista de adversarios, a los que finalmente Trump derrotó.

En 1999 Donald Trump conversó con el conductor estadounidense Larry King sobre su ubicación en el espectro político. "Soy un republicano registrado. Soy un tipo bastante conservador. Soy liberal de una forma en temas sociales, especialmente respecto a salud (...)", dijo.

"Los republicanos están muy a la derecha. No creo que nadie esté en la nota perfecta, no la nota que quiero oír, y no la nota que otras personas quieran oír", comentó en dicha entrevista, 18 años antes de estar a la cabeza de su país.