INTERNACIONAL

Evo Morales se reunirá con Temer y Macri por gas y energía

Bolivia pretende renovar con Brasil un contrato de compra-venta de gas que concluye en 2019.

Bolivia pretende renovar con Brasil un contrato de compra-venta de gas que concluye en 2019.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, buscará acuerdos sobre gas e integración ferroviaria en reuniones con sus homólogos de Brasil, Michel Temer, el próximo lunes, y de Argentina, Mauricio Macri, a fines de noviembre, informó este martes la cancillería.

"El corredor ferroviario bioceánico y la integración energética serán los principales temas a ser abordados este próximo 30 de octubre entre Bolivia y Brasil durante la reunión bilateral de presidentes que sostendrán en la ciudad de Brasilia", dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Fernando Huanacuni.

Bolivia pretende renovar con Brasil un contrato de compra-venta de gas que concluye en 2019 y que surte hasta 30 millones de metros cúbicos diarios (mmcd) de gas natural al mercado de Sao Paulo, exportación que es su fuente principal de ingresos económicos.

La Paz también apuntala la construcción de un tren que recorra unos 3.500 kilómetros, uniendo el puerto brasileño de Santos, sobre el océano Atlántico, con la terminal peruana de Ilo sobre el mar Pacífico. El costo de este proyecto está estimado entre 10.000 y 15.000 millones de dólares.

Asimismo se tratará la probable venta de energía eléctrica desde 2019.

La agenda de la cita de Morales con Macri, el próximo 28 de noviembre en Buenos Aires, es similar, dijo Huanacuni, pues "también se abordará el proyecto del corredor ferroviario bioceánico, la integración energética y la posibilidad de ampliación de exportación de bananos, piña y palmito".

Bolivia también exporta a ese país entre 14 y 16 millones de metros cúbicos diarios de gas natural. Debe subir gradualmente hasta llegar a unos 27 mmcd y espera también surgir con derivados de gas y de energía y electricidad.

El gobierno de Morales estuvo gestionando ambas citas desde el año pasado, pese a ser un abierto crítico de los dos gobernantes, y haber manifestado públicas simpatías hacia Lula da Silva y Dilma Rousseff -destituida y reemplazada por Temer- y el matrimonio de Néstor y Cristina Kirchner.