INTERNACIONAL

Jefe de la policía de Cataluña llega a declarar a tribunal en Madrid

La realización del referéndum el domingo pasado pese a la expresa prohibición del Tribunal Constitucional desató la peor crisis política en España desde el regreso de la democracia en 1977.

La realización del referéndum el domingo pasado pese a la expresa prohibición del Tribunal Constitucional desató la peor crisis política en España desde el regreso de la democracia en 1977.

El jefe de la policía de Cataluña, Josep Lluís Trapero, y dos líderes de asociaciones independentistas llegaron el viernes a la Audiencia Nacional para declarar por presunta sedición ligada a manifestaciones previas al referéndum de autodeterminación del domingo, constató la AFP.

El alto tribunal convocó a Trapero, su adjunta, Jordi Sánchez de la Asamblea Nacional Catalana y Jordi Cuixart de Omnium Cultural para declarar como investigados por el presunto delito, en momentos en que el gobierno separatista de la región avanza hacia una declaración unilateral de independencia.

El jefe de los Mossos d'Esquadra, quien ganó renombre por haber liderado la investigación de los atentados yihadistas en Barcelona y Cambrils, el 17 y 18 de agosto respectivamente, no hizo declaraciones antes de entrar.

La investigación tiene que ver con protestas en Barcelona el 20 y el 21 de septiembre cuando manifestantes dañaron vehículos oficiales e impidieron durante horas la salida de una dependencia catalana de guardias civiles, que realizaban un registro dentro de la operación para impedir el referéndum prohibido por la justicia.

La sedición es un delito penado con hasta 15 años de cárcel.

Los investigados estuvieron acompañados por un pequeño grupo de diputados catalanes independentistas, así como del País Vasco, tanto nacionalistas de derecha como de izquierda independentista.

Los diputados no pudieron entrar al interior del edificio. Uno de ellos mostró una papeleta del referéndum de autodeterminación a la policía que resguardaba el lugar.

La realización del referéndum el domingo pasado pese a la expresa prohibición del Tribunal Constitucional desató la peor crisis política en España desde el regreso de la democracia en 1977.

Los separatistas catalanes, que dicen haber ganado el referéndum con un 90% de votos por el sí y una participación de 42,3%, sopesan declarar unilateralmente la independencia el lunes.

De su lado, el gobierno central de Mariano Rajoy se muestra decidido a impedirlo.