NACIONAL

Encapuchados quemaron un bus del Transantiago

Your browser doesn't support HTML5 video.

El hecho ocurrió en la calle Ricardo Cumming, en pleno centro de Santiago.

Un grupo de sujetos que tapaban su rostro quemó un bus del Transantiago en la calle Cumming tras bajar a pasajeros y al chofer de la máquina.

El bus atacado corresponde al recorrido J10. Los encapuchados, en primera instancia rompieron los vidrios y posteriormente le prendieron fuego. Además, como forma de intimidar al conductor, le habrían lanzado gasolina amenazándolo si no salía del vehículo.

Según relata el conductor, los pasajeros le pidieron a los vándalos que respetaran a los niños y ancianos que había dentro del vehículo, pero los antisociales procedieron violentamente a desalojar a la gente para lograr su cometido final.

En la zona se encontraron panfletos que decían "no más expulsiones por luchar", según consigna radio Cooperativa.

Debido al incidente, que se vio complementado con barricadas en las intersecciones de las calles aledañas, se cortó el tránsito en calle Cumming.

El siniestro ocurrió tras una manifestación de estudiantes que fue dispersada por fuerzas especiales de Carabineros.

Carabineros impidió que el bus se quemara por completo. Según los testigos, las personas que participaron en los desórdenes y el ataque incendiario, habrían ingresado al Liceo Aplicación, arista que se está investigando.

El intendente de Santiago, Claudio Orrego, anunció que "se presentará una querella para quienes resulten responsables".

Según el coronel Sergio Carrasco añadió que los antisociales intentaron "en primer lugar saquear una farmacia Cruz Verde, luego se repliegan al establecimiento educacional y posteriormente salen a quemar el bus".

Claudio Orrego finalizó recalcando que "se puso en riesgo la vida de personas" y que "llegó el momento de decir basta a las personas que realizan estos hechos".

En este momento se están investigando las cámaras del lugar de la zona para poder establecer nuevos antecedente y corroborar la posibilidad de que los atacantes son o no estudiantes del establecimiento educativo.